domingo, 25 de mayo de 2014

Últimas lecturas 2

De qué hablo cuando hablo de correr, Haruki Murakami

Imagen extraída de www.amazon.com

Este era uno de mis "Murakami" pendientes de hacía tiempo. Quería leerlo, pero nunca encontraba el momento. También cabe mencionar que como yo siempre he odiado eso de correr me echaba un poco para atrás la idea de leerme un libro sobre el tema (aunque fuera un libro sobre el tema escrito por uno de mis autores favoritos).
Y entonces ocurrió: hace unos tres meses empecé a correr.
Así, como lo oís. 
Yo, la persona que odiaba correr más que a nada en el mundo (mi madre sigue sin poder creérselo y eso que me he cruzado con ella algunas veces por el parque mientras corro y ella pasea a la perra).
Y, como consecuencia ese cambio en mi vida, sentí la urgente necesidad de leer este libro.
Podríamos decir que se trata de una especie de autobiografía en la que Murakami nos habla de cómo era su vida antes de ser novelista (regentaba un bar), como un día sintió la necesidad de empezar a escribir y eso cambio su vida para siempre, y como, una vez hubo cambiado su vida y se hubo convertido en escritor, empezó a correr para fortalecer su cuerpo y convertirse en una persona más sana.
Murakami nos habla de sus métodos y manías a la hora de trabajar, de su forma de ver el mundo (del valor de la constancia, de su aprecio por la soledad y la introspección), de cómo entrena y de lo que siente al correr.
Un libro que me ha gustado mucho, porque es cien por cien Murakami y ese autor me fascina y con el que me he sentido profundamente identificada.




La chica a la orilla del mar, Inio Asano

Imagen extraída de www.amazon.com

Un manga del que todo el mundo habla y que no podía dejar de leer (sobre todo porque es una historia que concluye en dos tomos, algo que se agradece en el mundo del manga en el que las historias se alargan infinitamente hasta hacerte perder el interés en ellas).
Sato, una adolescente que vive en un pueblo costero, ha sido "utilizada" por el chico del que está enamorada (ella le hizo una felación creyendo que la relación iría a más y luego él se desentendió). Resentida y frustrada, buscando una manera de sacar todo lo que tiene dentro, la chica decide embarcarse en una relación puramente física con Isobe, un chico que está enamora de ella desde primaria. Este hecho despertará la envidia de otro compañero de clase que también está enamorado de Sato y que será capaz de cualquier cosa para alejar a Isobe de ella.
En cuanto a la parte gráfica, se trata de un manga con un dibujo realista precioso, cargado de detalle y con unos fondos muy, muy bonitos. Una de las cosas que llama mucho la atención al ojearlo es que contiene muchas escenas de sexo explícito (que se supone que son importantes debido a la historia que nos cuentan, pero que a mí al final se me hicieron un poco cansinas y que pueden hacer que la gente crea que se trata de un manga erótico cuando en realidad lo que el autor quiere es hablarnos de los problemas típicos de la adolescencia).

Imagen extraída de www.milkywayediciones.com


En cuanto a la trama, he leído muchísimas críticas en las que dejan la historia por la nubes, aunque yo la encontré normalita. Interesante sí, y una buena lectura también, pero no es una historia tan y tan original como algunos dicen. Chica despechada que no sabe lo que quiere, chico que acepta enrollarse con ella porque está enamorado, celos, inseguridades, padres que no están... Es una historia realista del mundo adolescente en la actualidad, pero poco más. 
Quizás lo que impacta es encontrarse un manga que describa esa etapa de la vida de un modo tan realista, porque aunque estemos acostumbrados a leer libros y a ver películas sobre el tema, cuando se habla de ella en el mundo de la viñeta japonesa siempre suele ser de forma edulcorada.
Un detalle que no me gustó especialmente es el modo en que los dos protagonistas llevan la relación en la que se han metido porque si se supone que tienen alrededor de quince años, muchos de sus comentarios son demasiado maduros para esa edad (es decir, a los quince te puedes enrollar con alguien por despecho, o por experimentar, o por lo que sea, y puedes hacerlo sin estar enamorado, pero no va poniendo reglas en plan "no me beses porque no te quiero de esa manera").
Una historia interesante, aunque quizás un poco demasiado triste y emo.


 Deux ex machina 2.0, Mara Oliver

Imagen extraída de www.amazon.com

Resulta que en uno de esos correos publicitarios que manda Amazon a veces, ofrecían este ebook gratis y como la sinopsis me llamó la atención me lo descargué. Pero como siempre ando con mil cosas que leer y sin tiempo para hacerlo, el ebook terminó olvidado en la memoria de mi Kindle. 
Tiempo después, casualmente, leí una crítica positiva sobre el libro y me acordé de él, así que me dije "voy a leerlo".
Desafortunadamente, no pasé del 25%.
La historia es original y lo cierto es que tenía ganas de saber cómo iba a desarrollarse, porque el planteamiento inicial me había llamado muchísimo la atención. Pero aún así no pude con ella.
Para que os hagáis una idea, la trama empieza cuando la protagonista, Anám, una adolescente que ha sido convertida en un ciborg después de ser la única superviviente de la masacre que asoló su colegio, es enviada al pasado para evitar la tragedia y salvar su vida y la vida de aquel a quien ama. Una vez en el pasado, la Anám robótica tendrá que sustituir a la la verdadera Anám sin que nadie se de cuenta para cambiar los acontecimientos.
El principal problema que tuve con la novela fue el modo en que está contada. No sé si es que me hago mayor, pero el exceso de hormonas que flota en el colegio Salix Alba me resultó bastante insufrible. Sé que es una novela de romance adolescente, pero para mi gusto la trama está demasiado centrada en la relación amorosa entre estos dos protagonistas (y el tercero en discordia, Axel). Que con todo lo que va a ocurrir -y que la protagonista sabe que va a ocurrir porque viene del futuro-, y por más enamorada que esté, no puedo con el hecho de que sólo pueda pensar en su propia relación. 
De hecho, lo que más me chirrió fue cuando la protagonista acaba de llegar al pasado y se reencuentra con el chico del que está enamorada (aunque para él es la primera vez, porque todavía no la conoce) y empiezan a saltar chispas sexuales por todas partes. Y fue como "¿os acabáis de conocer?". Osea, acepto que puedes sentir atracción por alguien a primera vista, pero es que lo que transmite el chico es que se la quiere llevar al huerto (y encima se las ingenia para conducirla a su habitación) cuando ACABAN DE CONOCERSE. No sé, de algún modo me pareció precipitado.
Quizás debería darle una segunda oportunidad en otro momento.


Entre cuentos de hadas, Carmen María Cañamero

Imagen extraída de www.edicionesbabylon.com
A este libro le tenía muchas ganas desde que conocí a su autora, porque Carmen me parece una chica muy maja y quería saber cómo era su pluma.
La historia tiene como protagonista a  Danielle, una chica que no cree en el amor y que abandonó su país natal para ir a estudiar cine a Nueva York. Al principio de la novela, Danielle tiene un seguido de encuentros con un tipo llamado Peter. Convencida de que ese joven que la persigue es en realidad un acosador (tantos encuentros no pueden ser casuales), Danielle intentará alejarse todo lo posible de él. Pero con ello, lo único que conseguirá es ser arrastrada a un mundo mágico más allá de la imaginación, donde descubrirá que esos cuentos de hadas en los que tan poco cree quizás existan de verdad.
Desafortunadamente, y a pesar de que es una historia muy bonita y está muy bien escrita (el estilo de Carmen es una de las cosas que más me gustaron, es como muy dulce y colorido), no terminó de engancharme. Pensándolo en frío no es que le eche nada de menos a la novela: tiene romance, tiene aventuras, tiene acción (y en un buen equilibrio). Y, además, cuenta un tipo de historia que me gusta (una chica común y corriente que se ve arrastrada a un mundo mágico, con el que quizás está más relacionada de lo que pensaba). También hay un buen surtido de personajes (incluso tenemos a un perro encantador llamado George Lucas) y de situaciones hilarantes y originales (lo de Peter y Pam me encantó). Pero lo cierto es que no llegué a conectar mucho con ninguno de ellos. A lo mejor se debe a que yo soy una gran lectora de personajes y mientras que una historia mala puede llegar a engancharme si tiene a unos protagonistas que me llaman la atención, una de buena puede llegar a parecerme aburrida si no conecto con ellos.
De todos modos, y viendo el estilo de la autora me ha gustado, quizás me anime con alguna de las otras novelas que tiene publicadas por si alguna de ellas más hace más "tilín".


El océano al final del camino, Neil Gaiman

Imagen extraída de www.amazon.com

Este libro tenía que caer sí o sí, porque con lo que me gustó "American Gods" de Gaiman, no podía dejar pasar la oportunidad de ponerme con su nueva obra. Que haya sido precisamente ahora tiene que ver con el hecho de que el viernes 30 de mayo voy a ir a la firma que el autor hace en Barcelona y quería presentarme con los deberes hechos ;)
El protagonista de esta historia es un chico de siete años (me acabo de dar cuenta de que no se menciona su nombre en el libro :O) que vive una mágica y profunda (muy profunda) aventura. 
La trama empieza cuando este chico ya es un adulto (de casi cincuenta años) y acaba de asistir al funeral de uno de sus progenitores. Abatido e incapaz de ir a la reunión familiar que hay después del entierro, coge el coche y pone rumbo a la casa en la que vivió de niño. Como movido por un resorte, y dejando la casa atrás, termina por dirigirse a la granja que hay al final del camino. Y allí, sentado junto al estanque, el recuerdo de lo que sucedió en aquel lugar casi cuarenta años atrás, vuelven a él.
Porque allí fue donde conoció a Lettie Hempstock, una niña de once años que le enseñó un mundo más allá de mundo.
La mayor parte del libro (contado en primea persona por el niño) es casi como un cuento  infantil de aventuras. La magia se mezcla con lo cotidiano y las criaturas mágicas (que no son ningunas que hayamos conocido antes) conviven con los humanos sin que éstos se den cuenta. Sé que las comparaciones son odiosas, pero me hizo pensar bastante en la película "El viaje de Chihiro", tanto por el modo en que se conectan las dos realidades, por las criaturas mágicas, como por el tema de que el protagonista tiene que salvar a sus padres. Y que en "El oceano al final del camino" tenemos que los padres del chico han caído bajo el influjo de un ser mágico que ha aparecido en el lugar escapado de su realidad y él tendrá que rescatarlos y volver al mundo a la normalidad. Para hacerlo contará con la ayuda de las Hempstock, las mujeres que viven en la granja al final del camino. 
Lo curioso de este "cuento", que podría ser perfectamente leído por un niño, es que tiene pinceladas oscuras. Hay reflexiones profundas intercaladas entre la trama, escenas muy duras y un desenlace que tiene un sabor agridulce.  
¿Lo mejor de todo? Los personajes. Quiero una Lettie Hempstock en mi vida. Aunque si tuviera a las tres Hempstock sería completamente feliz. El niño protagonista también es un encanto y los secundarios está bastante bien perfilados (aunque no sean muchos). Como he dicho antes, soy lectora de personajes, y en este caso debo decir que una historia tan sencilla como esta (porque en realidad es sencilla) ha conseguido engancharme y conmoverme hasta puntos insospechados por la forma de ser de sus protagonistas.
¡Ah! Y no nos olvidemos del mundo creado por Gaiman. Sin palabras. Quién pudiera escribir como él :_)

No hay comentarios:

Publicar un comentario