jueves, 18 de mayo de 2017

Videojuegos: Kingdom Hearts HD 2.8


Jugar a cualquier Kingdom Hearts siempre me produce la sensación cómo de haberme perdido algo, como cuando te pones a ver la segunda temporada de una serie, un año después de haber visto la primera, y no consigues acordarte de los detalles importantes que hacen que la historia tenga sentido. A día de hoy sigo teniendo un lío tremendo entre Xehanort, Xemnas y Ansem, Ansem el sabio y DiZ y cada vez que sale uno de ellos tengo que hacer memoria muy fuerte para saber de quién estamos hablando exactamente y cuál es su papel en la historia. Tampoco ayuda el largo periodo de tiempo en el que se han ido distribuyendo las entregas, que haya hecho que aunque las rejugara todas en alguna ocasión, acabara olvidando detalles de una para otra.
Pero aun así me encanta esta saga. Y me sigue encantando trece años después de haberla conocido. Me dan igual los apaños que han hecho para ir encajando las piezas y que algunas cosas las tengamos que coger con pinzas. Me da igual que se fueran por la tangente con los incorpóreos, y más tarde con la introducción de Xehanort. Y aun cuando el juego es un campo de nabos y que de las pocas mujeres con algo de importancia en la trama, la única jugable sea Aqua, (y que Kairi, que tanto protagonismo parece ganar en Kingdom Hearts 2 siga estando sólo por ahí como decorado de fondo) me haga apretar muy fuerte los dientes y resoplar por la nariz, sigo considerándome una gran fan. Sí, lo confieso, soy de las que sigue esperando sin desfallecer el lanzamiento del Kingdom Hearts 3 (aunque siempre con el miedo constante de que llegue demasiado tarde y para ese entonces ya no me interese o se me haya pasado el mono) y que lo jugará aunque sea la mierda más grande del mundo.
Por eso, cuando en mi último cumpleaños, mi marido me regaló el Kingdom Hearts HD 2.8 Final Chapter Prologue, fui muy feliz.
Para los que no lo sepáis, esta enésima entrega recopilatoria (esta vez para PS4) es un sacacuartos juego que incluye una remasterización del Kingdom Hearts Dream Drop Distance (que salió originalmente para DS), un capítulo extra del juego Kingdom Hearts Birth By Sleep (que salió originalmente para PSP, pero que está remasterizado para PlayStation 3 en el Kingdom Hearts HD 2.5) y una película animada que nos resume los acontecimientos que dieron lugar a la Guerra de las Llaves Espada, y que se desarrollan en el juego social para ordenador Kingdom Hearts χ.
No estoy segura de que este recopilatorio valga los dineros que mi pareja pagó por él, porque 60€ por un juego de DS (que sí, que ha sido remasterizado, pero sigue teniendo unos gráficos muy pobres que no están para nada al nivel de la PS4) me sigue pareciendo un robo, aunque traiga dos extras. Pero, de todos modos, tengo que decir que lo he disfrutado muchísimo y me alegro mucho de haberlo descubierto, porque se no haberlo hecho me habría perdido una parte importantísima de esta historia que tanto adoro.
A continuación os detallo cada elemento del juego:

lunes, 15 de mayo de 2017

Ese planeta, esa nave

Este es el relato que presenté al Premio Ripley. No ha habido suerte y eso me ha hecho pensar que quizás pueda hacer algo extenso con la historia, porque quedó muy condensada. De momento lo dejo por aquí, por si a alguien le apetece leerlo.
Cuenta la historia de una piloto que se ve obligada a aterrizar en un planeta desconocido debido a una avería y la de un muchacho que siempre ha soñado con viajar al espacio y que ve la llegada de la piloto como un sueño hecho realidad.

Fuente


I.

Cuando la alarma de emergencia estalló en el camarote, arrasando la calma que reinaba él, lo primero que me vino a la cabeza fue un contundente: «voy a morir en el espacio». Y era una verdad tan devastadora que por un momento me dejó sin aliento. Pero nunca he sido de las que se rinden fácilmente; la esperanza es lo último que se pierde, como dicen. Así que me lancé y tomé el control de la situación sin dudarlo.
—Noir, ¿qué ocurre? —pregunté, mientras me dirigía a la sala de mandos.
La voz de Noir manó de los altavoces:
—Parece que hay un problema con los amortiguadores de la unidad de propulsión.
—¿Con los amortiguadores? —pregunté, sin poder creerlo—. ¡Pero si los revisamos antes de partir!
Aunque sabía muy bien que aquel «parece» que había usado Noir era accesorio, fruto de la personalidad de la IA que gobernaba la nave. Era el cerebro humano que tenía implantado en sus circuitos, y que dotaba de sentimientos a la máquina, el que lo hacía hablar así. A Noir las cosas no «le parecían», su certeza sobre el estado de la nave era absoluta. Si Noir mencionaba algo era porque estaba cien por cien seguro de ello. Pero ese modo de hablar era lo que hacía que Noir fuera Noir y no sólo una interfaz que se encargaba del control de la Bala de Plata.
La nave empezó a vibrar de forma brusca cuando entré en la sala de mandos y a punto estuve de tropezar antes de dejarme caer en el sillón que gobernaba el panel de control. Lo conecté y la pantalla se iluminó mostrándome los parámetros de la nave. Desconecté la alarma mientras echaba un vistazo al tiempo restante de viaje: faltaba casi un mes estándar para llegar a destino; era imposible pensar en nada que no fuera buscar un lugar en el que aterrizar para reparar el daño. Tras esa comprobación, abrí el aviso de avería y busqué el origen del desastre. Lo encontré enseguida: tal como me había informado Noir, el pistón número tres se había encasquillado.
—Maldita sea —mascullé.
Teníamos que salir de la hipervelocidad cuanto antes si no queríamos seguir sobrecargando el motor, pero teníamos que hacerlo sabiendo adónde íbamos, porque si aparecíamos en medio de la nada acabaríamos muriendo por falta de suministros antes de llegar a un planeta habitado.
—Noir, ¿has comprobado los planetas que hay por los alrededores?
—Adam, sabes lo mucho que me molesta que me hagas ese tipo de preguntas. ¿De verdad crees que no he estudiado todas las formas posibles de sacarte de ésta con vida?
No, claro que no lo creía. Pero pensar que era yo la que tenía el control sobre la situación me hacía sentir un poco más segura, y no como una mujer inútil en manos de su salvador. Aunque ese salvador fuese Noir. Y aunque no me molestase en absoluto poner mi vida en manos de Noir.
—Vale. Olvida lo que te he dicho. ¿Qué planetas en los que podamos aterrizar hay dentro del rango?
Noir dejó escapar un suspiro.
—¿No te disculparás? En fin, supongo que no hay tiempo para eso ahora.
»Cuatro. Aunque sólo uno con colonias humanas en él. Y no está catalogado. Pero hay informes de otros viajeros en los que se asegura que hay vida humana inteligente y que el nivel tecnológico es medio.
Me mordí la uña del pulgar. Los planetas que no salían en el catálogo me producían sentimientos encontrados, porque era difícil saber lo que se podía esperar de ellos. Los había en los que incluso te mataban por ser mujer. Pero estaba claro que si el pistón se había roto y tenía que arreglarlo, sería mucho más fácil hacerlo en un lugar habitado y con recursos.
—¿A qué distancia está?
—Seis horas de viaje a hipervelocidad.
—Y qué hay de la nave, ¿aguantará?
Noir no respondió y enseguida supe lo que eso significaba.
Apreté los labios. La idea de morir en el espacio regresó a mí.
—Eso quiere decir que no —dije, con una voz mucho más calmada de lo que cabía esperar para la situación. Incluso yo misma se sorprendí de mi aplomo. Siempre había creído que ante la posibilidad de morir acabaría corriendo como una poseída por los pasillos de la nave, intentando en vano buscar una manera de escapar.
—Eso quiere decir que no lo sé, Adam —reconoció Noir, con un deje de impotencia—. En las condiciones óptimas, los amortiguadores pueden aguantar unas ocho horas de viaje en el estado actual. Pero existen factores externos: fuerzas gravitacionales, vientos solares, meteoritos cuya trayectoria no está detallada en el sistema de navegación… Ya sabes, todas esas cosas que no vienen en el manual. Si por alguna razón aumentan su rendimiento para corregir uno de esos imprevistos, esas ocho horas pueden convertirse en cuatro.
—¿Y si salimos de la hipervelocidad ahora? ¿Cuánto tardaríamos?
—Unas cuatro semanas.
—No puedo asumir un mes más de viaje, Noir. Más los días de reparación. Ya sabes que por cada día de retraso me quitan un tres por ciento del pago. Y eso implicaría perder casi todo el cobro. No tendríamos ni para cubrir gastos.
»Esas seis horas nos dan margen de sobra. Asumiremos el riesgo.

miércoles, 10 de mayo de 2017

Lecturas del mes - Marzo y Abril 2017



Abril es siempre un mes de mucho trabajo para mí, con Sant Jordi de por medio y la librería llena de libros, por eso no pude terminar la entrada de lecturas de marzo a una fecha razonable para publicarla. Además, teniendo en cuenta que por ese motivo este mes no leí demasiado, decidí que lo mejor que podía hacer era unir las entradas de lecturas de marzo y abril en una de sola. Ha quedado un poco larga, porque cada día me enrollo más y en vez de un resumen de la lectura acabo haciendo una minireseña. Pero espero que quizás así os animéis a leer alguno de estos libros que me han acompañado.
Quiero comentar que dos de los libros de los que os voy a hablar están disponibles solamente en catalán. Uno de ellos será traducido en un futuro, así que he hecho el comentario en castellano para que quede para entonces. Pero el que está disponible solamente en catalán lo voy a comentar en ese idioma, porque me parece más adecuado. Espero que eso no le suponga un problema a nadie.

viernes, 7 de abril de 2017

Making of de #LaOtraFantasíaMedieval



A raíz de una entrada que Concu Vimes hizo en su blog para hablar del making off de su relato para la antología La otra fantasía medieval (de la que os hablé en la entrada anterior), han surgido en varios blogs la iniciativa de hablar de cómo ha sido para los escritores el hecho de crear un relato que se enmarque en un mundo sin machismo, que podéis encontrar aquí. Así que he decidido sumarme yo también.
Por mi parte no he notado ninguna diferencia al crear el mundo en sí, porque prestar atención al feminismo y a incluir diversidad en mis relatos es algo que llevo haciendo de forma especialmente consciente durante el último año (es uno de los efectos secundarios que tiene estar abordo de La Nave Invisible). Pero quería aprovechar para hablar de cómo surgió y se desarrolló el relato que acabé presentando, porque ahí sí hay una clara voluntad feminista.
Desde que el concurso se empezó a mover por redes tuve muy claro que, de participar, quería hacerlo recuperando un personaje de una historia que escribí hace muchos, muchísimos años (tantos como t13). El personaje en cuestión era Alella, madre de Irilaya que es la protagonista de La historia del marinero sin tierra (y, sí, de ahí sale mi nick), novela que publiqué en el Foro de Laura Gallego y que se perdió debido a la caída del foro de 2005.

lunes, 27 de marzo de 2017

Próxima publicación de 3 de mis relatos



Los que me seguís por Twitter probablemente ya lo habréis notado, pero en estos últimos meses he vuelto a escribir más o menos en serio. Y para motivarme me he presentado a varios concursos y antologías.
Si el año pasado fue el año de los fanfics, que me ayudaron tanto a recuperar mi hábito como escritora y a abandonar ese retiro autoimpuesto de las letras que había iniciado después de un periodo de fracasos y frustración, este año está siendo el de los relatos.
El caso es que vuelvo a disfrutar de todo esto y me siento mucho más relajada en cuanto a expectativas. Intento no agobiarme y me lo tomo de forma más tranquila. Y aunque probablemente habría seguido escribiendo igual si estos relatos que presenté no hubiesen sido seleccionados y no hubiesen llegado a ninguna parte, la verdad es que cosechar pequeños éxitos con ellos me está animando mucho a seguir adelante, a explorar nuevos caminos narrativos, y a contar todas estas historias y todas esas realidades posibles que últimamente rondan mi cabeza.
Por eso me hace mucha ilusión anunciaros que próximamente podréis encontrar 3 relatos míos en 3 antologías diferentes:

jueves, 16 de marzo de 2017

5 mangas BL que no deberías perderte



Hoy os vengo a recomendar 4 +1 mangas BL (acrónimo de Boys Love) o yaoi (el +1 es porque uno de ellos lo recomendé en el pasado y sólo voy a enlazar la entrada de la reseña).

Para los que  no estéis familiarizados con estos términos, los BL son los mangas que cuentan historias de amor entre hombres, con o sin sexo explícito. Suelen estar escritos por mujeres y su público de consumo habitual también son mujeres (muchos hombres gays aseguran que las relaciones que describen estos mangas no les representan, aunque también existen mangas escritos y consumidos por hombres).
Los BL suelen tener mala fama porque la mayoría de ellos presentan relaciones tóxicas donde abundan el control abusivo a la pareja, la romantización de los celos y la posesión, la violación, y el encasillamento en los roles de género de la pareja (el uke es el que actúa como mujer, siendo afeminado, débil y mangoneable, y el seme como hombre, siendo violento, frío y controlador). Aun así, de vez en cuando, en este gran saco de despropósitos, se pueden encontrar obras que merecen la pena. No es que estas obras estén libres de toda culpa, pero, al menos, lo están a un nivel que permite disfrutar de la lectura.
Los cinco títulos que he elegido tienen un patrón común sobre el que me gustaría hablar. Y es que esas cinco historias podrían resumirse en: chico gay se enamora de chico hetero; chico hetero sigue siendo hetero, pero aun así y de forma excepcional se enamora de chico gay. Reconozco que el hecho de que se ignore la bisexualidad del chico supuestamente hetero es un detalle que me molesta mucho. Hay mangas que no insisten en el tema (aunque lo dejen caer), pero hay otros en los que el “estoy enamorado de ti, aunque seas hombre, pero sólo porque eres tú y no querré nunca más a ningún otro hombre” se llega a hacer cansino. Aun así, si se obvia ese detalle, creo que las historias que os recomiendo a continuación pueden resultar muy interesantes.
Como nota, y por si alguien tiene algún problema con ello, también quiero comentar que todos estos mangas contienen escenas de sexo explícito, en mayor o menor medida.