viernes, 9 de enero de 2015

Últimas lecturas 4

Haced como que retrocedéis un poquito en el tiempo y leéis esta entrada a finales del 2014, porque el resumen de últimas lecturas que os traigo a continuación pertenece a los últimos cuatro meses del año pasado XD

Últimamente tengo una época mala para leer. Ando desganada, cansada, no tengo mucha suerte con las lecturas y prefiero hacer otras cosas que sumergirme en un libro. De todos modos algo he sacado en estos últimos meses así que paso a comentároslo un poco. Quería hacer algo más resumido, pero al final me he liado y he hecho reseñas kilométricas que casi podrían haberse convertido cada una de ellas en una entrada sola. Pero en fin, ahora ya está hecho. Espero que lo disfrutéis y alguna de las lecturas os pique la curiosidad.

LA CANCIÓN SECRETA DEL MUNDO, Antonio Cotrina

Imagen extraída de www.editorialhidra.com

Ariadna no podría imaginar ni en el más osado de sus sueños cómo era su vida antes de perder la memoria en un incendio.
Cícero. Iskaria. Los filos.
La segunda luna de la Tierra.
La casa sin ventanas…
Un incontenible torrente de respuestas está a punto de arrastrarla asta los lugares más oscuros y asombrosos de su pasado.
¿TE ATREVES A DESCUBRIR JUNTO A ELLA CUÁL ES LA CANCIÓN SECRETA DEL MUNDO?



Este libro lo terminé en setiembre y aunque todas las criticas que había leído sobre él lo ponían por las nubes, a mí me no me terminó de convencer. Sé que el libro está bien y ese desagrado es algo totalmente subjetivo, así que si os gusta la fantasía os animo a leerlo igualmente.

La historia empieza como muchas de las novelas juveniles que inundan el panorama literario: chica aparentemente normal (aunque con sus detallitos rarunos) se ve envuelta en un extraño suceso y de repente descubre que ni es tan normal como ella creía, ni el mundo es como el resto de mortales imagina. Y tenemos triangulo amoroso incluido.

Lo bueno de la novela es que partiendo de esta premisa tan trillada consigue darle una vuelta de tuerca al género juvenil fantástico y termina llevando la trama por caminos inesperados. Sin duda, lo mejor de todo es el desenlace, del que no os voy a hablar (no os preocupéis, sin spoilers), pero que os tengo que decir que es lo más original que he leído en mucho tiempo. Por otra parte, cuenta con unos personajes muy carismáticos (que a mí me hicieron pensar en los típicos secundarios de manga shonen, con sus personalidades, sus físicos y sus habilidades características) y algunos detalles que dan mucha fuerza al mundo que crea el autor, como las casas iguales, el mundo de las sombras (perdonad que no recuerde cómo se llamaba realmente, hace ya cuatro meses de su lectura y no tengo el libro a mano), La Casa sin Ventanas...

Entonces, ¿por qué la novela no terminó de convencerme? 
Primero porque se me hizo un poco larga. Aunque no pueda decir que haya cosas que sobren realmente, sí que quizás se le da demasiadas vueltas a ciertos temas, mientras que a otros que quizás a mí me parecían más interesantes se dejan en el tintero. 

Segundo, por el estilo de escritura de Cotrina que a veces se me hace cansino. No es que sea malo, pero sus descripciones me aburren. Además, las integra de un modo en la trama que es imposible saltártelas o leerlas por encima.

Por otro lado, y aunque os he dicho que el desenlace es de lo mejor que recuerdo en tiempo y, además, se sucede a un ritmo vertiginoso, el resto de la novela no me enganchó demasiado y en algunos puntos incluso tuve que obligarme a seguir leyendo. Es decir, la trama no me creaba la necesidad de descubrir qué iba a ocurrir a continuación.

Y por último, lo que más me disgustó es la violencia que desprende la novela. Leyendo después reseñas del autor sobre sus novelas descubrí que es su estilo, pero yo me lancé de cabeza a la novela sin saberlo. Y de algún modo no estaba preparada para ello. Es cierto que hay historias que necesitan esa brutalidad y esta es una de ellas. También es cierto que yo soy muy amante de maltratar personajes y matarlos casi sin sentido. Pero existe una fina línea que separa la violencia y la crueldad. Y yo no puedo con la muerte indiscriminada, especialmente de niños.

HIRUNAKA NO RYUUSEI, Mika Yamamori 

Imagen extraída de mangareader.net

Suzume Yosano, una chica de campo de 15 años, tiene que irse a vivir a Tokio con su tío debido al traslado de su padre. Al llegar a la ciudad, Suzume se cruza con un hombre al que cree un pervertido. Intentando huir de él y llegar a casa de su tío, la chica termina completamente perdida en la ciudad. Pero, casualidades del destino, será ése mismo hombre el que la salve. Y es que... ¡se trata de Satsuki Shishio, uno de los mejores amigos de su tío y, además, su profesor en la nueva escuela!

También conocido por su título en inglés Daytime shooting star, se trata de un manga shojo que terminó de publicarse hace nada en Japón (de hecho, cuando lo descubrí todavía no había terminado y tuve que esperar algunos meses para conocer el desenlace) y que por el momento no ha sido licenciado en nuestro país. Yo leí una traducción al inglés hecha por fans. El dibujo es una preciosidad, muy shojo y muy dulce. De hecho es lo que me animó a leer el manga.

Imagen extraída de www.mangabee.co
Al principio el manga se nos presenta como la historia de una chica que acaba de llegar a Tokio y que tiene que integrarse en su nueva escuela, algo que alguno de sus compañeros no se lo pondrá fácil. Poco a poco, pero, Suzume se ganará un lugar entre ellos. Pero es que además, durante ese periodo de integración, y debido a que el profesor Shishio siempre está revoloteando por ahí (recordemos que es amigo del tío de la chica y que, demás, a veces sale por ahí con sus alumnos (?)), Suzume empezará a sentir algo por él. Pero claro, como no podía ser de otra manera, Daiki Mamura, un compañero de clase de Suzume, terminará convirtiéndose en el tercero en discordia.

La historia me enganchó mucho al principio. El tema del amor prohibido entre la alumna y el profesor, aunque trilladísimo, me encantaba. Además, se iba desarrollando lentamente, pasito a pasito, y veíamos como los protagonistas iban dándose cuenta de sus sentimientos y cómo reaccionaban ante ellos. Por no hablar de los personajes (especialmente Suzume que, salvando las distancias, me hacía pensar en Haruhi de Ouran High School Host Club), que me parecían encantadores. 

¿Qué pasó luego? Que Mamura entró a formar parte del juego y la historia de amor imposible se convirtió en una historia de triangulo amoroso en el que la chica indecisa no saber con cuál quedarse. Además, que Suzume se pone un poco tonta de por medio y eso también me cansó.

Mamura es un personaje que no me gusta. Todo el mundo dice que es muy mono y todo eso, pero  a mí no me entra. Así que cuando las cosas empiezan a ir mal entra Suzume y Shishio (como era de esperar, claro, ¡son alumna y profesor! No todo puede ser un camino de rosas) y la autora aprovecha para poner a ese tercer personaje de por medio, empecé a aborrecer el manga. Y es que, para colmo, me disgustó la manera cómo lo hizo, en plan "ya sabes que estoy enamorado de ti así que aprovecho que el otro te ha hecho daño para ver si ahora tú te enamoras de mí". Lo seguí leyendo porque quería saber cómo terminaba, aunque ya lo imaginaba desde el principio. Así que lo cierto es que me decepcionó bastante.

N0S4A2, Joe Hill

Imagen extraída de www.sumadeletras.com

Victoria McQueen tiene un don especial para encontrar cosas: una pulsera extraviada, una fotografía perdida, las respuestas a preguntas incontestables. Con su bicicleta puede atravesar un mágico puente que, en cuestión de momentos, la lleva adonde necesita ir, ya sea al otro lado de Massachusetts o al otro lado del país.

Charles Talent Manx también tiene su propio don: sabe manejar a los niños. Los lleva a dar un paseo en su Rolls-Royce de 1938 con la matrícula NOS4A2 (Nosferatu). Con su viejo coche puede salir sin problemas del mundo cotidiano hacia las carreteras ocultas que los transportarán al asombroso —y terrorífico— paraíso de la diversión que él llama «Christmasland».

Y entonces llega el día en que Vic sale en busca de problemas… y encuentra a Manx.


Reconozco que cuando me lancé a leer este libro no sabía nada de él. Conocía de oídas al autor, que ha hecho El traje del muerto y Cuernos (cuya adaptación al cine estrenaron hace poco y está protagonizada por Daniel Radcliffe). Pero la portada y la sinopsis me llamaron mucho la atención y decidí que necesitaba leerlo.

Y vaya fiasco.

El principio me pareció genial. Una niña muy espabilada descubre que tiene el don de encontrar todo lo que busca con sólo subir a su bicicleta y cruzar el puente caído que hay cerca de su casa. Ella nunca termina de creerse que lo que le sucede sea real (a pesar de que en uno de sus viajes encuentra a otra chica que también tiene un don particular y que le habla de toda la gente los posee), pero aún así lo sigue haciendo a lo largo de los años. Hasta que una de las veces vuelve en tan mal estado que sus padres deciden esconder la bicicleta, creyendo que Vic ha caído con ella porque conduce como una imprudente.

Pasados los años, cuando ella ronda los 18 y su vida se está desmoronando (su padre se ha ido y ya apenas le hace caso, su madre la trata de puta por salir con un chico), Vic encuentra la bicicleta en el garaje de su casa y decide cometer una locura para desquitarse. No sabe adónde va, pero su viaje la conduce hasta la mismísima casa de Charles Manx, un hombre que también posee un don como el de Vic, que usa para secuestrar niños, convertirlos en monstruos y llevárselos a un lugar más allá del mundo llamado Christmasland.

En cuanto Charles descubre a Vic, intenta matarla. Ella consigue escapar a duras penas y se refugia en una gasolinera donde un grupo de gente trata de ayudarla. La cosa termina de la peor manera posible, pero consiguen encerrar a Manx.

Es a partir de ese punto en el que empecé a perder el interés en la historia. Aunque la Vic adolescente no tenía la picardía de la Vic niña, la aventura seguía siendo bastante interesante (con la aparición de Manx y la recuperación de la bicicleta). Pero es que a partir de ese punto, asistimos a una especie de resumen de lo que es la vida de la chica a partir de ese momento, una vida marcada por el trauma de lo que ocurrió: que si se casó con uno de sus salvadores, que si tuvo un hijo, que si creía que estaba loca por su don, que si se volvió alcohólica para acallar las voces de los niños que la llamaban desde Christmasland... Páginas y páginas aburridas sobre la vida de una niña interesante convertida en un despojo de mujer. 

Hasta que en cierto momento nos enteramos de que Manx, al que creíamos muerto, ha resucitado y que gracias a su ayudante pretende vengarse de Vic.

Y pensaréis: bueno, al fin después de tantas páginas la cosa vuelve a ponerse interesante. Pues no. Porque aunque Manx intente consumar su venganza y pulule por ahí intentando dar miedo (que no da), seguimos ante páginas y páginas de rollos en los que no pasa nada y Vic trata de reconciliarse con su madre a punto de morir, de retomar la relación son su hijo (porque como ha estado encerrada en un manicomio hace dos años que no le ve), de flirtear con su ex-marido del que se separó porque él la quería demasiado y ella no le podía devolver ese amor porque estaba loca, etc. Y todavía quedaba la mitad del libro y yo pensando: "joder, si para contarme que el malo le secuestra el hijo y ella va a salvarlo (que era lo que parecía que iba a pasar) necesitan otras 400 páginas, me suicido". Así que lo dejé a la mitad. Y ni siquiera me molesté en leer el final por encima porque en realidad no me importaba lo que iba a ocurrir. No me gustaba en lo que se había convertido Vic, no me gustaba el rollo de Manx y estaba con la idea de que si el niño moría a mí me entraría un trauma. Así que adiós. 


SOY UNA MATAGIGANTES, Joe Kelly (guionista) y Ken Nimura (ilustrador)

Imagen extraída de galeria.ramenparados.com

Barbara Thorson es una niña especial. Inteligente y mordaz, tiene una perspectiva única del mundo, una visión de su entorno poblada por hadas y faunos, duendes… y gigantes. De hecho, Barbara está tan segura de que los gigantes se dirigen a su tranquila ciudad para sembrar el caos que siempre lleva en el bolso a Coveleski, un martillo de guerra nórdico que le permitirá enfrentarse y destruir a cualquier gigante que se cruce en su camino. No en vano, a pesar de su corta edad, Barbara ya tiene muy clara su vocación en la vida: es una matagigantes.

Como el libro anterior, me compré este cómic sin saber nada de él. Al ver el cartel del XX Salón del Manga de Barcelona, me enamoré del estilo del ilustrador, así que me puse a investigar un poco y descubrí que tenía algunas obras publicadas. La que más me llamaba la atención era Henshin, pero como se salía un poco de presupuesto, me decanté por Soy una matagigantees, que sólo cuesta 12€ Y me sorprendió mucho lo que encontré, porque aunque no era nada de lo que yo esperaba, me pareció un cómic muy tierno.

Al principio la historia tiene un fuerte componente fantástico. Nos metemos en la mente de Barbara, una niña de 11 años, y vemos se prepara para la inminente llegada del Gigante que tiene que destruir la isla en la que vive. Ella es la única que ve las pequeñas hadas que se esconden en el jardín y que la ponen sobre aviso de lo que va a pasar. Por eso todos la miran como si fuera un bicho raro ante sus preparativos. 

Pero poco a poco, a medida que el mundo que la rodea se va abriendo a nuestro alrededor, descubrimos detalles sobre su vida como que la que lleva la casa es su hermana mayor, una chica que se ve superada por el trabajo y por las tareas del hogar, como unas compañeras de clase se dedican a hacerle la vida imposible (aunque ella no se deja maltratar sin oponer resistencia), o como una niña recién llegada a la escuela quiere hacerse amiga suya. También aparecerá un personaje muy importante, la psicóloga de la escuela, que nos hará dudar de si los seres que ve Bárbara son reales o sólo el producto de su imaginación. 

Se trata de una historia que engloba muchas historias y muchos géneros. En general podríamos decir que se trata de un cómic realista sobre cómo una niña crea un mundo imaginario para alejarse de la realidad y buscar así una forma de sobrellevar un problema familiar, una historia de esas que te encogen el corazón y te hacen soltar alguna que otra lagrimilla. Pero debido a que el mundo de Bárbara lo baña todo y cuesta mucho diferenciar lo que es realidad de lo que es fantasía, también podríamos decir que es un cómic de aventuras y superación personal, de amistad y amor (que no en el sentido romántico de la palabra).

En cuanto al dibujo, me costó entrar en él. Es bastante duro y oscuro, y la distribución de viñetas no pone las cosas fáciles. También los diálogos son un poco caóticos a veces. De todos modos, el diseño de personajes me encantó, con ese toque a medio camino entre el manga y el cómic más experimental.
Imagen extraída de www.lacasadeel.net
Al final resultó ser una buena lectura que disfruté mucho más de lo que esperaba.


LOS DIOSES MIENTEN, Kaori Ozaki

Imagen extraída de www.milkywayediciones.com

Corría el verano en que Natsuru tenía once años. Desde que rechazó a una compañera de clase el día de San Valentín, las chicas de su colegio no han vuelto a dirigirle la palabra, y decidieron desde entonces, ignorarle por completo. Pero justo antes de las vacaciones, todo cambia. Suzumura, la chica más alta de su clase, de repente, le habla. Ambos comenzarán un tierna relación de amistad, pero Natsuru pronto descubrirá que Suzumura esconde un terrible secreto.

De este manga también me enamoró el dibujo. La portada es preciosa y el interior no defrauda. Además, como lo había editado Milky Way ediciones y muchas de sus obras me gustan, pensé que debía darle una oportunidad porque tenía muy buena pinta.

Imagen extraída de www.milkywayediciones.com
Se trata de un tomo autoconclusivo, que cuanta la historia de amistad entre un niño y una niña de 11 años.

Natsuru es hijo único y vive con su madre después de que su padre muriera de cáncer cuando él era pequeño. Como cualquier niño de su edad le gusta el fútbol y pasarlo bien con sus amigos. Un día, Natsuru encuentra un gato abandonado y se lo lleva a casa, pero cuando su madre lo descubre le obliga a devolver el animal, pues tiene alergia. Con el animal en brazos y sin saber qué hacer, el chico deambula solo por la calle. Y entonces se encuentra a Suzumura, una compañera de clase con la que no tiene relación. Y los dos llegan a un acuerdo: ella se queda el gato a cambio de que él pague la manutención. 

Tras esa premisa tan sencilla y bonita se esconde una historia muy dura. Y es que Suzumura y su hermano viven solos en una casa a punto de caerse. No tienen madre y su padre se fue a trabajar fuera y sólo les manda dinero de vez en cuando. Aun así la chica se esfuerza en ofrecerle una vida lo más normal posible a su hermano menor, ocultando su secreto por miedo a que si las autoridades se enteran de su situación les lleven a una casa de acogida y los separen.

Natsuru pasará a formar parte del pequeño mundo que conforman Suzumura y su hermano (y el gato Tofu) y lo que empieza como una relación de conveniencia debido al gato termina en una relación de amistad muy bonita.

Los dioses mienten nos depara todavía un par de sorpresas que harán añicos nuestro corazón. Porque las cosas no pueden ser tan sencillas para esos dos hermanos y su nuevo amigo. Yo cuando pienso en este manga siento un gran vacío en el estómago y aunque se trata de un manga muy hermoso, también es igual de duro.


EL ESPÍA QUE SURGIÓ DEL FRÍO, John Le Carré


Imagen extraída de www.telam.com.ar

Alec Leamas, el antiguo responsable del espionaje inglés en Alemania Oriental, tiene una cuenta casi personal que saldar con sus viejos rivales. Todos sus agentes han muerto o han sido detenidos. Pero Londres le ofrece la oportunidad de superar su frustración mediante una operación sucia y arriesgada que permitirá liquidar al máximo dirigente del espionaje de Alemania Oriental. Y Alec Leamas acepta el riesgo y la sordidez de la operación. Es un buen espía, un profesional, y sabe que el doble juego, o triple, forma parte de las reglas. Sin embargo, a medida que se adentra en la trama va comprendiendo que aquél no es su juego, que no encarna el papel de un héroe en busca de rehabilitación sino el de un pobre peón caído en desgracia que está siendo manipulado en algo más sucio y arriesgado de lo que nunca hubiera estado dispuesto a asumir.


No sé cómo terminé leyendo esta novela, porque se aleja claramente de mis gustos habituales. Pero de repente me apetecía algo sobre espías. Y Le Carré me pareció la mejor opción. Y no me defraudó.

La historia es exactamente lo que esperas de una historia de espías, con verdades que no lo son tanto, mentiras que pueden terminar convertidas en verdades, personajes que hacen ver que son lo que no son, etc.

Alec Leamas, el protagonista (y el elemento que mueve toda la historia con su fuerza de caracterización), es uno de esos personajes atormentados al que todo ha salido mal en su carrera y carga sobre sus hombros todo el peso de la frustración y la culpabilidad. Es el típico antihéroe al que terminas cogiéndole cariño. A Leamas su misión de espionaje en Alemania le ha salido francamente mal (alguien parecía conocer sus movimientos y todos su hombres han muerto). Cuando regresa a casa, hundido en su fracaso, Control (el jefazo) le ofrece una última misión al margen de todo y de todos para que pueda consumar su venganza sobre aquel que cree que estaba detrás del fracaso de su trabajo.

Para conseguir su propósito, Leamas tendrá que simular su caída en desgracia para poder infiltrarse en la estructura del enemigo. Tendrá que renegar de sus amigos y simular que lo que le ha ocurrido le ha hecho perder la fe en los suyos; que no es más que un ladronzuelo borracho y violento. Pero una vez conseguido su objetivo, empezará a descubrir cosas que no le encajan. Además, durante su actuación cometerá un fatídico error que puede convertirse en su perdición.

La historia me pareció redonda. En serio, es el mejor adjetivo para describirla. No es muy larga y aunque al principio puede resultar un poco confusa por la cantidad de nombres que nos da, en el fondo hay pocos personajes que sean importantes y que debamos recordar. De algún modo intuimos lo que va a pasar (al menos a mí me pasó), pero de todos modos, el final es sorprendente e inesperado. No esperéis grandes persecuciones ni enfrentamientos en ella (que alguno sí hay). Más bien se trata de un juego psicológico en el que no tienes ni idea de quién dice la verdad o qué es lo que trama la gente en realidad. Hasta el mismísimo final.

KOE NO KATACHI, Yoshitoki Oima

Imagen extraída de wikipedia.org

"Desearía no habernos conocido nunca. Desearía poder encontrarnos de nuevo." 

La historia gira en torno a Shôko Nishimiya, una estudiante de primaria que es sorda y que al cambiarse de colegio comienza a sentir el bullying de sus nuevos compañeros. Uno de los principales responsables es Ishida Shôya quien termina por forzar que Nishimiya se cambie de escuela. Como consecuencia de este hecho, Ishida también será marginado por sus compañeros, quienes le culparán de lo ocurrido. Años después, Ishida busca la redención de sus malas acciones.


Me enteré de que Milky Way Ediciones iba a licenciar este manga para el primer trimestre de este año y como no tengo paciencia, busqué una traducción al inglés hecha por fans (deshonra sobre mi vaca u.u).

La historia empieza con el reencuentro de Nishimiya e Ishida ya mayores. En cuanto ella le ve a él, echa a correr asustada. A partir de ahí se nos van introduciendo flashbacks que nos hablan de cuando los dos eran pequeños y el motivo de que ella reaccione como lo hace. Esas historias del pasado, en las que vemos como Nishimiya llegó al colegio en el que estaba Ishida y como poco a poco sus compañeros empezaron a hacerle buling porque era sorda, se entremezclan con lo que ocurre en el presente, donde Ishida se esfuerza para que Nishimiya le de una segunda oportunidad. Algo que consigue.

Pero las cosas no son tan fáciles como olvidar el pasado y empezar de nuevo, pues se hicieron mucho daño. Además, algunos de los compañeros que estuvieron en la escuela elemental con ellos volverán a cruzarse en su camino complicando la situación.

La premisa de la historia me pareció genial. No deja de ser una historia dura, especialmente la parte del pasado (aunque el presente también se las trae, sobretodo hacia el final). Pero ver como el protagonista, una vez ha crecido, se da cuenta de su error y quiere arreglarlo (porque no podemos olvidar que los niños pueden ser los seres más crueles del mundo) te llena de esperanza. Ishida se lo curra mucho: ha aprendido a hablar en lenguaje de los signos y se ha encargado de localizar a Nishiyama pasados los años. Además, lo bueno es que no lo hace porque quiera sentirse mejor consigo mismo, sino porque comprende el daño que le hizo a la chica y quiere que ahora ella esté bien.

A lo largo del manga ocurren muchas cosas, casi todas ellas relacionadas con la aparición de esos antiguos compañeros y también de la familia de Nishiyama, y cómo se sienten los protagonistas con ello. Hay muchos altibajos y un suceso final que parece poner todo en su sitio después de tantos años.

El dibujo no es de lo que más me gustan, pero reconozco que tiene su punto. Además, es fácil de leer y muestra unas viñetas y diseños que son muy detallados. Por no hablar de la caracterización de los personajes, que es muy cuidadosa.

Imagen extraída de mangareader.net
Aunque en general me gustó bastante, se me hizo un poco pesado en algunos puntos. Sé que todos los personajes estaban traumatizados por lo que ocurrió en el pasado, pero siete tomos dando vueltas a los mismo puede resultar algo cansino. Además, la historia en el presente me pareció poco original en cuanto al desarrollo (creo que me hago vieja y todos los mangas de adolescentes terminan pareciéndome iguales). Es decir, se encuentran, al principio es chocante pero parece que después todo va bien, luego para enmarañar un poco la cosa van apareciendo antiguos compañeros, algunos buenos, otros no tanto. Y que sí que no. Además ese giro final...

ATENCIÓN: SPOILERS DEL DESENLACE (subrayar para leer)
Está claro que tenía que pasar algo gordo para que se arreglaran las cosas entre todos y la excusa de la caída de Ishida es genial (jo, soy un poco sádica, pero incluso hubiese estado bien que hubiese muerto, en plan castigo por todo el gilipollismo de sus amigos (aunque luego me hubiese sabido mal por Nishimiya, porque se hubiese sentido eternamente culpable)), pero el intento de suicidio de Nishimiya me pareció algo fuera de lugar. Quizás se debe a que durante el manda no se nos dejan entrever sus debilidades y en realidad no tenemos ni idea de qué pasa por su cabeza, por eso, cuando de repente a ella le entra el puntazo e intenta tirarse por la ventana, nos quedamos un poco sorprendidos.

FANGIRL, Rainbow Rowell

Imagen extraída de www.paperdroids.com

Cath y Wren son gemeleas identicas y lo hacen absolutamente todo juntas.
Ahora que se marchan a la universidad, Wren decide que no quiere ser la mitad de un duo (quiere bailar, conocer chicos, salir de fiesta y pasarlo bien). No es tan fácil para Cath, que es muy tímida y se encierra en los fanfictios que escribe, dentro de los que saber exactamente lo que tiene que decir y en los que puede escribir un romance mucho más intenso de lo que haya experimentado en el mundo real.
Sin Wren, Cath está completamente sola y totalmente fuera de su zona de confort: tiene una compañera de habitación muy ruda, con un novio encantador que siempre está dando vueltas por la habitación, una profesora de escritura de ficción que piensa que los fanfiction son el fin del mundo civilizado, un compañero de clase muy guapo que sólo quiere hablar de palabras... Y ella no puede dejar de preocuparse por su padre, que es muy cariñoso y fragil y nunca ha estado realmente solo. Ahora Cath tiene que decidir si está preparada para abrir su corazón a nuevos compañeros y nuevas experiencias y se dará cuenta de que puede aprender mucho más del amor de lo que ella había creído.


Me he tomado la libertad de coger la sinopsis en inglés y traducirla (de forma totalmente chapucera) al castellano porque:
1) la sinopsis en castellano me parece una soberana mierda que no respeta el libro
2) leí el libo en inglés

Hacía ya algún tiempo que había oído hablar de este libro y lo cierto es que en cuanto leí la sinopsis decidí que tenía que leerlo sí o sí. Por eso, cuando Amazon me mandó un aviso de que el ebook en inglés estaba de oferta, no dudé en comprarlo. Lo bueno del asunto es que no tenía ni idea de que estaba en castellano y, aunque no fue una lectura muy difícil, sí podría haberme ahorrado algo de esfuerzo, porque mi inglés está oxidado a más no poder (aunque ha sido una buena excusa para practicar).

Como podéis ver en la sinopsis, se trata de una novela juvenil realista que nos relata el primer año de universidad de dos hermanas gemelas, centrándose en la más tímida de las dos.

La historia de Cath me cautivó desde el primer momento. Me sentí profundamente reflejada en ella, por su timidez, su ansiedad y también por su amor por los fanfiction (yo también tuve mi época fanfiquera). Me encanta como se tratan esos temas en la novela, poniéndolos en claro pero sin que supongan el fin del mundo. 

Y es que creo que lo mejor de la historia es que no es simplemente una historia de amor, sino una historia sobre la vida, sobre como una chica de dieciocho años, tímida y algo insegura, que ha vivido toda su vida dentro de la burbuja que era su pueblo, su hermana y su padre, se enfrenta al mundo de los adultos cuando tiene que abandonar su casa para irse a vivir a una residencia y a estudiar en una universidad en la que no conoce a nadie y en la que puede encontrarse gente que no piensa como ella.

Tenemos el tema de la relación entre las dos hermanas que ahora que han crecido comprenden que a pesar de ser gemelas ven el mundo de forma distinta. Eso es lo que empuja a Wren a alejarse de Cath, en un intento de buscar su propio camino (aunque, desde luego, el modo en que lo hace no es el más adecuado y terminará llevándola por el mal camino). También tenemos toda la historia de la familia, en la que la madre se fue cuando las gemelas eran pequeñas, dejando solo a un padre que debido a su carácter (bastante parecido al de Cath) y a esa perdida terminó desarrollando una enfermedad mental. Y por último están todas las relaciones que las dos hermanas inician en la universidad, nuevos amigos, compañeros, parejas, algunas de ellas más buenas, algunas más problemáticas, que les supondrán nuevos retos, les abrirán nuevos caminos, etc.

Todo ello salpicado con fragmentos del mundo de Simon Snow, la saga de la que Cath es fan y sobre la que está escribiendo un fanfic que viene a ser su visión del desenlace de la saga (y es que Cath, como muchas de las fans del mundo mundial, tiene su propia visión de la historia y shipea (quiere que sean pareja) a Simon con Bath, su archienemigo en la novela). Un fic con miles de seguidores en la red y que ella insiste en acabar antes de que la autora publique la última entrega.

Una novela que recomiendo muchísimo, que me hizo pasar un muy buen rato y que hizo que recuperara algo de la confianza perdida en las novelas juveniles, que últimamente me estaba pareciendo todas una buena mierda.


1 comentario:

  1. Pues tenía curiosidad con La canción secreta del mundo, pero con lo de la crueldad hacia niños me has tirado para atrás. Me pone muy mal cuerpo y lo paso tremendamente mal. Puedo leer a Martin o Abercrombie sin problema, pero si hay niños de por medio se me revuelve el estómago :( Aun así por lo que cuentas del final quizá acabe dándole una oportunidad, pero desde luego no la dejo en prioridades.

    Sé que estás liadilla, pero te he nominado a un booktag. Por si te apetece hacerlo, te dejo el link http://masqueveneno.blogspot.com/2016/05/book-tag-premios-best-blog.html Un besote ;)

    ResponderEliminar