lunes, 18 de mayo de 2015

Reseña: Las vidas que no vivimos, Jorge F. Cienfuegos






El libro del que quiero hablaros hoy se trata de una novela autopublicada de esas que sí que vale la pena leer (algo que a veces es difícil de encontrar en el mar de mierda que corre por Amazon...).

Si sois miembros del Foro de Laura Gallego puede que ya conozcáis al autor y hayáis leído algo suyo, porque es de los asiduos al subforo de escritores. De hecho, creo recordar que la novela de la que os hablo la publicó primero allí antes de ponerla en Amazon.

Antes de meterme a comentar el contenido del libro, quería mencionar que la edición física está muy cuidada. Se trata de la edición CreateSpace de Amazon, pero se nota que el autor la ha trabajado a conciencia, con una portada muy acorde y detalles como las divertidas portadillas de capítulo o los dibujitos que acompañan al número de página, y que hacen que el libro no sea la típica y sosa edición de bolsillo común y corriente. Además, al final del mismo se incluye una playlist para acompañar la lectura (que reconozco que yo no he usado).

Pasando ya a la novela en sí, tenemos que ésta nos cuenta las vivencias de un grupo de adolescentes preuniversitarios de una pequeña ciudad estadounidense llamada Belleview. Para hacerlo, se centra en cinco personajes y sigue sus pasos durante la famosa fiesta anual que dan en la casa de uno de sus compañeros de instituto.

Sí, como seguro que habréis pensado, el libro recuerda irremediablemente a las típicas series adolescentes americanas que todos hemos visto en nuestra juventud (la mía fue Dawson Crece, aunque más tarde también me enganché a One Tree Hill) y, por lo tanto, está plagado de clichés y topicazos. Una casa enorme en las afueras, borrachos, animadoras, sexo en todas las habitaciones de la casa... Pero eso no es del todo malo, porque el autor consigue contarnos la historia de manera que no parezca que asistimos a la misma de siempre.

Sin duda, el punto fuerte de la historia son sus personajes, a los que coges cariño casi desde el principio. Están todos muy bien perfilados y en unas pocas páginas cobran vida y se plantan en tu cabeza como si los conocieras de siempre. Es cierto que a priori pueden parecer esos personajes que hemos visto en todas esas series de las que os he hablado, pero en el fondo cada uno de ellos tiene un toque distinto y especial que lo hace más cercano y más humano. Porque no son sólo "el chico inocente", "el chico homosexual", "la chica que forma parte de la pareja de novios perfecta", "la chica guapa" y "el chico antisocial". Ellos tienen sus peculiaridades, sus zonas claras y sus zonas oscuras, son lo que se ve por fuera, pero también lo que esconden dentro, y todo ello nos lo cuentan a través de las conversaciones cargadas de reflexiones que mantienen a lo largo de la historia y en las que podemos entrever sus dudas para el futuro y para el amor, y también la forma peculiar de ver la vida que cada uno de ellos tiene.

La novela también tiene algunas cosas que no me han gustado.

Una de ellas es la gratuidad del uso de la palabra "zorra" y derivados para insultar o describir el comportamiento de los personajes femeninos de la historia. Me vais a decir que es uno de esos clichés necesarios y que da realismo a la historia porque en la vida real hay mucha gente que habla así. Pero a mí juicio empieza a cansar un poco que esas cosas sean/se consideren normales y quizás la literatura sería una buena manera de empezar a cambiarlo.

Ya a nivel más estructural, otra cosa que no ha terminado de convencerme ha sido el capítulo 5. Me ha parecido un ¿añadido?. Supongo que el autor quería presentarnos al personaje misterioso del que hablaban el resto de protagonistas, pero yo casi que hubiese preferido quedarme con el misterio. Que además, la última escena, aunque bonita y esperanzadora con contraposición con el tono más oscuro del resto de la novela, me resultó algo simplona.

Luego, a nivel más personal, comentar que la gran cantidad de sarcasmos me cansan un poco (creo que ya le comenté algo parecido al autor en relación con su otra novela). Ahora bien, los amantes de las pullas disfrutarán mucho con el libro, porque los personajes se las lanzan cada dos por tres.

Y, por último, el personaje de Rachel y sus motivaciones no han terminado de quedarme claras del todo. Que sí, que se nos cuenta porque ella actúa como lo hace, pero... Es que yo no lo termino de ver. A lo mejor es que me he perdido algo, pero ¡OJO SPOILERS! (subrayar para leer):
¿no entiendo porque se acuesta con Philip sólo para "hacerle feliz"? Es decir, Él sólo la ha cortejado durante un par de semanas como ella misma dice... ¿realmente puede acostarse con una persona a quien no quiere y que ni siquiera es importante para ella sólo para hacerle feliz, mientras que ni siquiera es capaz de hacer lo mismo por el chico que sabe que lleva enamorado de ella desde hace cuatro años? Que entiendo que sea comedida en lo de expresar sus sentimientos para no ofender a nadie, pero no le encuentro el punto a lo de que se acueste con todos los tíos que encuentra... Y más cuando LE DA ASCO.

De todos modos, y a pesar de esas cositas que he mencionado, me ha parecido una lectura muy interesante, amena y divertida, y me he ha tenido enganchada en las tres tardes que he tardado en terminarla.

Os animo a que le deis una oportunidad y espero poder leer muchas más cosas de Jorge pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario